Sudán : Por el triunfo de la revolución

Publicada el .

Une burguesía incapaz de unificar el país

En el momento de la independencia oficial (1956), la naciente burguesía sudanesa estaba dividida políticamente entre dos opciones. Una de ellas se centró en la religión para dominar a las otras clases; esta fracción tomó forma en varios movimientos: el Umma (nacido en 1945) hostil a Egipto y también los Hermanos Musulmanes del Frente de la de la Carta Islámica (ICF, hoy dividido entre NCP y PCP). La otra se situó en el nacionalismo árabe que estaba en voga en el vecino Egipto: el Partido Nacional Unionista (DUP), donde el término “unionista” designa la intención inicial del partido pro-Násser de unificar Sudán con Egipto.

A falta de una acumulación suficiente de capital a escala nacional, a la burguesía sudanesa le ha resultaso difícil unificarse a nivel de todo el país, estabilizar el estado i asegurar su hegemonía sobre otras clases sociales. Las potencias imperialistas (especialmente Gran Bretaña y los Estados Unidos), las potencias regionales (Egipto, Israel, Arabia Saudita, Irán) e incluso los estados vecinos (Eritrea, Chad, Etiopía, Uganda …) interfieren en la vida política y contribuyen a la balcanización del país. Más que las elecciones y el parlamento, los golpes militares y los levantamientos populares han marcado el ritmo de la vida política del país.

¿Puede la clase obrera suplir el fracaso histórico de la burguesía? El partido a disposición del proletariado en el momento de la independencia, el Partido Comunista de Sudán (SCP), era uno de los partidos obreros más importantes de África. Está presente tanto al sur como en el norte. Dirige la joven clase obrera, especialmente del ferrocarril, influye en muchos campesinos, estudiantes, intelectuales, soldados y oficiales. Pero, a pesar del nombre “comunista”, de hecho es estalinista, menchevique. No tiene confianza en la clase obrera. Subordina el proletariado a la pequeña burguesía y a la burguesía nacional en nombre de “la unidad de las fuerzas vivas de la nación”, la unión de la clase obrera, el campesinado, la burguesía nacional, los intelectuales progresistas. (SCP, 1 de enero de 1956).

1989: el golpe de jeque Turabi y del Coronel Bashir

En 1989, el Coronel Omar Al-Bashir derroca al gobierno de Al-Mahdi y toma el poder con la ayuda del NIF. Proclama un estado islámico, prohíbe los partidos políticos y los sindicatos independientes (la central SWTUF se convierte en un apéndice del estado). El NIF purga masivamente el ejército, la policía y la administración civil. Establece el partido único, islamista, el Partido del Congreso Nacional (NCP).

En 2003, el régimen decide mantener el Darfur a la fuerza dentro de sus fronteras, utilizando los mismos métodos que antes en Sudán del Sur. Como el ejército se muestra poco ofensivo, paga y equipa a las milicias “árabes” llamadas Janjawid. El conflicto ha causado a día de hoy 300,000 muertes y 2,5 millones de desplazados.

En 2011, tuvo lugar la partición entre el norte y el sur. Sudán del Sur hereda la mayor parte de los yacimientos de petróleo (entre el 70% y el 80%). En enero de 2016, Sudán rompe con Irán. Se está acercando a Egipto y las monarquías del golfo. Arabia Saudita vende combustible barato y presta mil millones de dólares (unos 900 millones de euros); a cambio, Sudán apoya la invasión de Yemen y suministra tropas, especialmente milicias. Los Estados Unidos levantan sus sanciones en octubre de 2017.

China es el principal proveedor de Sudán y el principal inversor. El partido único NCP invitó al partido único de China, el PCCh, a su congreso de 2017. También envía cuadros para que se eduquen en la escuela de formación de los altos funcionarios chinos, de la Universidad de Pudong (Shanghai).

2018: el comienzo de una revolución

El PBI del país ha bajado un 2,3% en 2018. El déficit comercial está creciendo a pesar de las exportaciones clandestinas de oro. La inflación es al menos del 70%. El 70% del gasto presupuestario se dedica a los cuerpos represivos (servicios secretos, entre ellos el NISS, las milicias convertidas en RSF, el ejército tradicional …).

El 19 de diciembre de 2018, el gobierno sudanés anuncia, entre otras medidas, la triplicación del precio del pan. Al día siguiente, la población, incluyendo muchas mujeres, se manifiesta. Este levantamiento es parte de las luchas democráticas en curso en Angola, Etiopía, Gambia y especialmente Argelia. Las manifestaciones están organizadas por una estructura pequeñoburguesa, la Asociación de Profesionales Sudaneses (SPA) que reúne a ingenieros, abogados, médicos, profesores universitarios … La represión es violenta: arrestos, palizas, disparos a la multitud por parte de la NISS y las milicias islamistas RSF. El balance es de 90 periodistas arrestados, 9 mujeres condenadas a latigazos por conducta impropia, 800 condenas a largas penas de prisión y al menos 60 muertos.

Pero las masas, después de cuatro meses de sacrificios, hacen decantarse a su favor a reclutas y suboficiales. Algunos de ellos los protegen contra los abusos de la policía política: el 8 de abril, los soldados se enfrentan a una “fuerza de reacción rápida” (la 5RSF del Coronel Daglo llamado “Hemetti”). En los barrios aparecen formas de autoorganización. La revolución comienza.

La clase dominante ha estado preparando soluciones de recambio burguesas con la ayuda de las burguesías imperialistas occidentales. Por un lado, la policía política y el estado mayor del ejército están dispuestos a sacrificar al amortizado Bachir (como sus equivalentes han derrocado a Bouteflika en Argelia), solución a la que también se resigna China. Por otro lado, los partidos políticos burgueses (DUP, Ummah, PCP …) integran en sus alianzas y en su estrategia de defensa del capitalismo y de salvaguarda del estado burgués a la organización militante de la pequeña burguesía, la SPA y al único partido obrero, el SCP.

Esta unión nacional toma el nombre de Declaración para la Libertad y el Cambio (FDFC). El 1 de enero, se publica su programa. Ni siquiera es democrático: no se plantea la elección de un gobierno, sino la formación de un gobierno civil que dirija el país durante cuatro años sin consultar a las personas que son enviadas desarmadas para enfrentarse al régimen.

El SPA, si bien organiza las manifestaciones, suplica al estado mayor que desaloje a Bashir y predica el pacifismo a las masas. Los trabajadores y los empleados le sirven como tropas, porque éstas no tienen organización propia, independiente (verdaderamente comunista). El Partido “Comunista”, que ya había formado un frente popular con los escombros políticos del panarabismo e incluso la Ummah, está totalmente alineado con la pequeña burguesía e incluso con la grande.

El secretariado del Comité Central del PC sudanés ha lanzado dos llamamientos, el 31 de diciembre y el 1 de enero, pidiendo la continuación de acciones de masas, basadas en la unidad de las fuerzas de oposición y en torno a su reivindicación declarada: el derrocamiento del régimen, su desmantelamiento y su liquidación… Además ha instado a las masas a mantenerse firmes y unirse en torno a sus aspiraciones a un porvenir radiante basado en la igualdad, el estado de derecho y la participación independiente de los trabajadores en el proceso de la toma de decisiones e implementación. Ha afirmado su apego a los principios contenidos en la alternativa democrática adoptada por la oposición. (SPC, 8 de enero de 2019)

El 11 de abril, una junta llamada Consejo Militar de Transición (TMC) destituye a Bashir, libera a los manifestantes y opositores presos y toma el poder por 2 años. Al frente, el general Burhan, uno de los jefes de la represión de Darfur y Hemetti, el número 2 del TMC. China reconoce inmediatamente el TMC.

El partido “comunista” predica el pacifismo e intenta impedir la lucha de clases proletaria.

El SCP y todas las fuerzas de oposición continúan su revolución hasta el establecimiento de un gobierno civil que represente a las masas e implemente el programa democrático alternativo aceptado por todas las fuerzas. (SCP, 12 de abril de 2019)

El 27 de abril, el FDFC y el TMC anunciaron un compromiso para un gobierno de transición mixto, compuesto por burgueses civiles y oficiales de alta graduación. El 13 de mayo, las bandas armadas, probablemente el NISS oficialmente disuelto y la RSF más poderosa que nunca, atacaron a los manifestantes. El 15 de mayo, el TMC y el FDFC anuncian un acuerdo para confiar el poder durante 3 años a un Consejo de Soberanía no electo, compuesto al 67% por el FDFC.

2019: por la revolución permanente

Las libertades fundamentales deben ser ganadas por los trabajadores y servir a la clase obrera para ponerse a la cabeza de las masas, construir órganos de estilo soviético, desarmar la NISS y a los RSF, minar al ejército burgués y ganar a los soldados, con sus armas, para la causa de la revolución. La combinación de reivindicaciones políticas y sociales de la clase obrera, de los campesinos trabajadores, funcionarios públicos de base, estudiantes, reclutas, etc. pondrá al orden del día la cuestión de la toma del poder por parte de los trabajadores.

Para llevar la revolución a la victoria, la vanguardia de los trabajadores y estudiantes debe organizarse, en conexión con los revolucionarios proletarios de la región y del mundo entero, en un partido obrero independiente del imperialismo, del estado burgués, de los partidos capitalistas ya sean nacionalistas árabes o islamistas, un partido del tipo bolchevique.

  • ¡Libertades democráticas! ¡Separación de estado y religión! Prohibición efectiva de la ablación femenina! ¡Igualdad jurídica para las mujeres! ¡Respeto a las minorías nacionales y religiosas! ¡Derecho de separación o de unión a Sudán del Sur de los pueblos oprimidos!
  • ¡Reconstrucción y desarrollo de la red ferroviaria! ¡Sanidad y educación públicas, gratuitas y laicas! ¡Nacionalización sin indemnización ni recompra de todas las empresas privatizadas! ¡Anulación de la deuda de Bashir con el FMI! ¡Control obrero sobre las empresas!
  • ¡Nacionalización de la banca bajo control de los trabajadores! ¡Expropiación del suelo urbano y de los grandes latifundios!
  • ¡Créditos y equipamiento baratos para los campesinos trabajadores ! ¡Estímulo a las cooperativas agrícolas!
  • ¡Autodefensa de las manifestaciones! Disolución de las fuerzas de acción rápida y del ejército profesional!
  • ¡Ruptura de los sindicatos obreros y del SCP con la burguesía! ¡Consejos de trabajadores asalariados, de campesinos pobres, de soldados y de estudiantes!
  • ¡Abajo la junta TMC! ¡Gobierno obrero y campesino apoyado en los consejos y el armamento de los trabajadores! ¡Federación socialista de África oriental!
  • 16 de mayo de 2019