¡Contra toda intervención imperialista, por el derecho del pueblo kurdo a su propio estado!

Publicada el .

Un atentado mortal contra jóvenes socialistas de Turquía

Decenas de miles de refugiados turcos viven en el exilio; miles de militantes obreros o kurdos, languidecen en las prisiones de la Turquía dirigida por el Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP, un partido burgués islamista). El AKP se enfrenta al descenso del crecimiento, a huelgas obreras (particularmente Oyak-Renault en mayo) y a un retroceso electoral (menos del 41% de los votos en las legislativas del 7 de junio contra más de un 46% el 2011); el Presidente Erdogan negocia la formación de un gobierno de coalición con partidos burgueses nacionalistas turcos.

A pesar de las dificultades de la diplomacia, la justicia francesa ha establecido que un servicio de espionaje turco, el MTI, está implicado en el asesinato, el 6 de enero de 2013 en París, de tres militantes del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK, el principal partido nacionalista kurdo de Turquía, de origen stalino-maoísta, prohibido en Turquía).

Después de dos años y medio de investigación, las autoridades de París rindieron el 9 de julio su requisitoria definitiva… por primera vez, la justicia francesa menciona la posible implicación del MTI, equivalente turco del DGSI… dirigido por alguien próximo al Primer Ministro turco, Recep Tayyip Erdogan. (El Mundo, 24 de julio de 2015)

El 5 de junio, un mitin del Partido Democrático del Pueblo (HDP, cercano al PKK) fue atacado durante la campaña electoral para las elecciones legislativas a Diyarbakir; dos explosiones causaron 3 muertos y 402 heridos. El HDP declaró que la policía había atacado a los socorristas. Aun así, obtuvo un 13% de los votos.

En julio, la Federación de Asociaciones de Jóvenes Socialistas de Turquía (SGDF) había organizado una brigada (mixta, a pesar de la gravedad del patriarcado en Turquía, incluyendo a los kurdos) para reconstruir Kobane en Rojava (Siria) después de su destrucción por el Estado Islámico. El Gobierno islamista turco del AKP multiplicó los hostigamientos y las detenciones contra los jóvenes socialistas. Solo 20 de ellos obtuvieron la autorización para cruzar la frontera y entrar a Kobane. Por el contrario, el gobierno Erdogan fue siempre permisivo hacia el petróleo exportado por el EI y los yijadistas que cruzan en los dos sentidos la frontera entre Siria y Turquía.

En su prisa por ver a Bachar Al- Assad dejar el poder, las autoridades turcas cerraron los ojos sobre el paso de armas y combatientes en la frontera siria-turca. (El Mundo, 21 de julio de 2015)

El 20 de julio, la organización de la juventud invitó a la prensa y a sus simpatizantes al Centro Cultural de Suruç, del lado turco. Una bomba explotó, matando a 32 militantes e hiriendo a otros 70. Las víctimas eran miembros del SGDF, el HDP y el Partido Socialista de los Oprimidos (ESP, cercano al MLKP, Partido Comunista Marxista-Leninista, prohibido); muchos de ellos habían participado en las movilizaciones del parque Gezi de Estambul en 2013. Un kamikaze kurdo cometió el atentado del EI.

En cualquier caso, la policía turca atacó violentamente las manifestaciones de protesta contra el atentado de Suruç y lanzó a prisión a mil opositores.

Se detuvo a aproximadamente 590 personas – islamistas radicales, simpatizantes del PKK, militantes del DHKP-C (izquierda radical) – en 22 regiones del país… El Alcalde de Estambul prohibió una manifestación por la paz, prevista para domingo 26 y convocada por organizaciones de izquierda. (El Mundo, 28 de julio de 2015)

La tentativa de una manifestación por la paz se explica por la reanudación de las operaciones militares contra el pueblo kurdo. Por su parte, las HPG (brazo armado del PKK) reanudaron los atentados contra el Ejército y la Policía en Turquía, haciendo saltar también un oleoducto entre el Kurdistán iraquí administrado por el PDK y Turquía.

Bombardeos del Ejército turco contra bases kurdas

El Ejército turco bombardeó pueblos kurdos en Siria y bases kurdas en Irak.

El Sr. Erdogan utilizó el bombardeo del EI como una cobertura de ataques aéreos más pesados contra el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) en el norte de Irak. Las negociaciones de paz abiertas hace más de dos años en efecto han cesado. (The Economist, 8 agosto de 2015)

Oficialmente el gobierno turco intensificó su colaboración con el Ejército norteamericano contra el Estado Islámico, el califato declarado sobre las ruinas de Siria e Irak. Pero como las de Israel y Arabia Saudí, los otros aliados de Estados Unidos en Asia del Oeste, y como la de Irán, la antigua enemiga “del gran Satanás” estadounidense en la región, la burguesía turca tiene sus propios objetivos. La prioridad del gobierno del AKP islamista es impedir la formación de un territorio kurdo, autónomo de Siria, en su frontera.

A los ojos de fuentes militares francesas de alto nivel…, el enemigo número uno para Turquía siguen siendo los kurdos. (El Mundo, 26 de julio de 2015)

Por otra parte, si el imperialismo norteamericano tiene ahora como objetivo sobre todo al EI en Siria y se adapta a la supervivencia del gobierno de Assad, el Estado turco une sus esfuerzos a los de Arabia Saudí, Qatar y Emiratos Árabes Unidos para apoyar a Jaich Al-Islam, Ahar Al-Cham y Al-Nusra (la rama siria de Al-Qaeda).

La reaproximación entre Washington y Teherán ha escaldado especialmente a sus aliados sunitas en la región. En reacción, Arabia Saudí, Qatar y Turquía decidieron, a principios de 2015, dejar de lado sus divergencias para coordinar su apoyo – en asesoría y armamento – a la oposición siria. Estos esfuerzos de unificación se tradujeron en la creación del Ejército de la Conquista – una coalición que incluye a facciones islamistas y al Frente Al-Nusra – que infligió un serio revés al ejército de Assad en Idlib, con una ofensiva lanzada en abril sin el aval norteamericano. Sobre el frente meridional, en torno a Deraa, las fuerzas apoyadas por Arabia Saudí hicieron también retroceder al régimen. (El Mundo, 23 de julio de 2015)

Estas bandas yijadistas combinan el bandolerismo y el fanatismo tanto como su rival el Estado Islámico.

Qatar hace de oficina de pasarela hacia Al-Nusra… la transacción más jugosa, la que condujo a Al-Nusra a liberar en el mes de marzo de 2014 a las monjas del convento de Maaloula, al norte de Damasco, hizo entrar no menos de 16 millones de dólares (14,5 millones de euros) en sus cajas… Durante el otoño del 2014 y el invierno del 2015, Al-Nusra había destruido dos grupos vinculados al Ejército Sirio Libre (ASL), la rama moderada de la rebelión, armada por los Estados Unidos y Arabia Saudí. En torno a Idlib, sus hombres comenzaban a imponer la sharia por la fuerza, obligando a los almacenes a cerrar durante el rezo y rastreando las parejas infieles. (El Mundo, 2 de agosto de 2015)

Estas tropas armadas, financiadas, entrenadas y capacitadas por Turquía y Arabia Saudí, tienen como objetivo sobre todo al régimen del Baas y al Partido de la Unión Democrática (PYD), el partido nacionalista pequeño-burgués kurdo (y laico) de Siria. Éste negoció un tipo de “pacto de no agresión” con el régimen de Assad. Combatió victoriosamente contra el EI, en particular, en Kobane.

Sobre todo, Ankara ve con muy mal ojo las recientes victorias territoriales entrojadas por las milicias kurdas de las Unidades de Protección del Pueblo (YPG, brazo del Partido de la Unión Democrática PYD, afiliado al Partido de los Trabajadores del Kurdistán, PKK). Al tomar Tal Abyad, un feudo de la EI al este de Kobane, los kurdos sirios parecen en transe de concretar el sueño de una continuidad territorial entre los tres cantones kurdos de Siria (Afrin, Kobane, Djézireh). (El Mundo, 1 de agosto de 2015)

Esta nueva situación constituye una amenaza explosiva para las burguesías turca, siria e iraní, ya que plantea objetivamente la cuestión de la creación de un Estado kurdo. Además, es una amenaza contra el nuevo equilibrio reaccionario que intenta constituir el imperialismo en la región.

La Casa Blanca, la OTAN y Barzani apoyan al Gobierno turco

Teniendo en cuenta el acuerdo del Consejo de Seguridad de la ONU con el gobierno Rohani de Irán (islamista) que sigue ejecutando presos políticos kurdos, el gobierno de Erdogan firmó un acuerdo con el gobierno de Obama (Partido Demócrata). Turquía obtuvo en su frontera la creación de una zona para intentar impedir la formación de un Kurdistán autónomo en Siria.

Aunque los detalles del acuerdo no hayan filtrado, Turquía aceptó dos antiguas solicitudes de Washington. La primera es permitir a los aviones norteamericanos realizar misiones de ataque al EI desde la base de la OTAN de Incirlik… La segunda era que los bombarderos F16 turcos se unieran al esfuerzo de la coalición contra el EI. Como contrapartida, los norteamericanos aceptaron ayudar a establecer una zona tapón de 100 km sin EI en la frontera entre Siria y Turquía… Tanto como una zona tapón contra el EI, los turcos piensan hacer una zona libre de kurdos sirios. (The Economist, 1 de agosto de 2015)

El gobierno norteamericano apoyó a su homólogo turco.

La Casa Blanca reconoció domingo el derecho de los turcos “a realizar acciones contra objetivos terroristas”, según el Consejero Adjunto del Presidente Barack Obama para la seguridad nacional, Ben Rodas. (El Mundo, 28 de julio de 2015)

Esta complicidad entre el imperialismo y el gobierno turco pone de manifiesto que el objetivo de las burguesías de los países dominantes no son en ningún caso los derechos democráticos. Sus intervenciones militares o diplomáticas siempre son dictadas por sus intereses. Las organizaciones nacionalistas o centristas que apoyaron las intervenciones militares en Irak, Libia, Siria, bajo el pretexto de una “ayuda humanitaria”, cayeron en el campo del imperialismo.

Si el partido nacionalista en Turquía, PKK, siempre ha mantenido vínculos con Siria, en Irak, la Unión Patriótica del Kurdistán (UPK) había apostado a Irán, mientras que su rival el Partido Democrático del Kurdistán (PDK) se había aliado a los Estados Unidos y Turquía. Después de los enfrentamientos de 1994 a 1996, el PDK tomó el control de la “Región Autónoma del Kurdistán”, al noreste de Irak, formada en 2003 con el consentimiento de los Estados Unidos. Este pequeño Estado de hecho se convirtió en un proveedor de petróleo y gas a Turquía y un cliente de los grupos capitalistas turcos del BTP.

Pero es el PKK el que, hace un año, protegió a los kurdos de Irak abandonados al EI por la retirada de las tropas del gobierno de Barzani (PDK) del Kurdistán iraquí.

Pasando por el territorio sirio para llevar ayuda a los yézidis (kurdos iraquíes adeptos de un culto heredado del zoroastrismo), abandonados a su suerte por los peshmergas kurdos iraquíes, luego tomados a traición por el Estado Islámico en el monte Sinjar a partir del 9 de agosto de 2014, el PKK tomó posición de manera inédita en las zonas de influencia del Partido Democrático del Kurdistán (PDK) del Sr. Barzani. (El Mundo, 4 de agosto de 2015)

Ante los bombardeos de los campos del PKK en Irak por el Ejército turco, el Gobierno del PDK, en vez de condenar al gobierno de Erdogan, le rogó al PKK que los abandonara.

La Presidencia del Kurdistán iraquí, región atacada por las incursiones de la aviación turca desde el 24 de julio, pidió, el sábado 1 de agosto, la salida de los miembros del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK). “El PKK debe alejar su campo de batalla de la región del Kurdistán iraquí para que los civiles no se conviertan en víctimas de esta guerra”, indicó la oficina del Presidente de la región, Massoud Barzani, en un comunicado. (El Mundo, 4 de agosto de 2015)

La Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN, alianza militar entre los Estados Unidos y la mayoría de los países capitalistas de Europa, entre ellos Turquía) aprobó las intervenciones militares turcas en Siria e Irak.

La sesión urgente del Consejo del Atlántico Norte pedida por Turquía, desembocó en un sostenido apoyo a Ankara por parte de los embajadores de la OTAN el miércoles 28 de julio. “El terrorismo, bajo todas sus formas, nunca puede tolerarse ni justificarse”, afirma la Alianza, manifestando su “fuerte solidaridad” con Turquía. “El acuerdo es total, unánime, sin falta”, indicó el Secretario General Jens Stoltenberg… Las autoridades de Ankara colocan sobre el mismo plano al EI y al PKK, como, al parecer, el Sr. Stoltenberg, obligado a velar en primer lugar por la cohesión interna de su organismo y respaldar un país que posee el segundo Ejército de la Alianza. (El Mundo, 23 de julio de 2015)

Contra los gobiernos imperialistas occidentales que bombardean Siria e Irak junto con las monarquías islamistas del Golfo arabo-pérsico, la responsabilidad de los partidos y sindicatos obreros de los países involucrados es llamar a la retirada de las tropas, al cierre de las bases militares, a la anulación de todos los contratos de armamentos, a la apertura de las fronteras a los emigrantes de Medio Oriente.

La solución para que todos los pueblos de la región vivan en paz pasa por la derrota del sionismo y el imperialismo. El capitalismo es dominado por algunos centenares de grandes grupos capitalistas y por algunas grandes potencias que conducen al mundo entero al desastre: guerras, crisis económicas, crisis ecológica… Un puñado de Estados saquea y devasta al resto del mundo, chantajea a los gobiernos de los países dominados, intenta derribarlos cuando les conviene, instaura gobiernos despóticos como el del Mariscal Sissi, apoya un colonialismo como el de Israel o regímenes monárquicos y fundamentalistas como Arabia Saudí, estimulando con ellos el yijadismo. Para erradicar el imperialismo mundial, los trabajadores de Europa Occidental, China, Rusia, Japón, de los Estados Unidos, tienen el deber de luchar para demoler a sus propios gobiernos.

Toda lucha seria del proletariado de los países dominantes debilita la soberanía imperialista, anima a los trabajadores de los países dominados, a las mujeres y al pueblo oprimido a enfrentar a sus agentes locales, a exigir libertades democráticas, apoderarse de la propiedad privada, tomar el poder. Toda victoria en Oriente Medio, como el inicio de la revolución en Túnez y Egipto en 2011, estimula la revolución en los centros imperialistas.

Contra la opresión de los kurdos, por la revolución socialista

Los Kurdos están oprimidos hoy en Turquía e Irán por las fracciones islamistas de las burguesías turca y persa. También están amenazados en Siria e Irak por las bandas islamo-fascistas del EI y por el Ejército turco.

Los nacionalistas kurdos se muestran incapaces, por su naturaleza pequeño-burguesa (PKK-PYD-PJAK, Komala) o burguesa (UPK, PDK, PDKI…) de llamar a los proletarios de los países imperialistas y del Oriente Medio a realizar una revolución social que lanzaría definitivamente al suelo a todos los regímenes opresores. Prefieren intentar obtener de los regímenes existentes o del imperialismo un derecho mínimo a una existencia reducida. Los nacionalistas kurdos son incapaces de lograr el objetivo que se asignan oficialmente, un Kurdistán independiente y unido. En cambio, la movilización de los obreros, de los empleados, de los campesinos pobres, acabaría también a los terratenientes y a los capitalistas kurdos.

Las organizaciones kurdas actuales están reducidas a ser leales a las distintas potencias regionales (Irán, Turquía, Israel…) o incluso a las potencias imperialistas occidentales. Ahora bien, las burguesías europeas y norteamericana han colonizado la región en el siglo XIX, la han delineado artificialmente en el XX, han decretado bloqueos o incluso derribado a los regímenes que les desagradaban, apoyaron la colonización sionista, contribuyeron al nacimiento del islamismo político y permanecen aliados a las monarquías del Golfo que ayudan siempre al salafismo y al yijadismo a escala mundial… El apoyo de tal o cual de estas burguesías imperialistas a tal o cual organización kurda es limitado y reversible, ya que está sujeto a los vuelcos de su política y sus intereses egoístas.

Las camarillas nacionalistas kurdas recurren a métodos ajenos al movimiento obrero revolucionario: agresiones hacia las demás corrientes, régimen interno autoritario, extorsión de emigrantes, culto al jefe, inmolaciones, atentados-suicidio…

Los comunistas internacionalistas defienden, en particular en Turquía, Irak, Irán y Siria, los derechos nacionales de los kurdos.

El proletariado de las naciones opresoras debe luchar contra el mantenimiento por la fuerza de las naciones oprimidas en las fronteras de estos estados; es decir, debe luchar por el derecho a la autodeterminación. (Lenin, La revolución socialista y el derecho de las naciones a disponer de ellas mismas, febrero de 1916, tesis 4)

Los comunistas internacionalistas no predican no obstante la multiplicación de minúsculos estados (como el Kurdistán iraquí), dedicados a la dominación extranjera.

Cuanto más el régimen democrático de un estado es próximo a la entera libertad de separación, más serán raras y escasas, en la práctica, las tendencias a la separación… El socialismo tiene por objeto, no solamente poner fin al fraccionamiento de la humanidad en pequeños estados, sino realizar su fusión. (Lenin, La revolución socialista y el derecho de las naciones a disponer de ellas mismas, tesis 3)

Los comunistas internacionalistas son los adversarios resueltos de las corrientes nacionalistas que explotan políticamente a los kurdos y los conducen de derrota en derrota.

La burguesía de las naciones oprimidas convierte constantemente las consignas de liberación nacional en un mistificación de los obreros; en política interior, explota estas consignas para firmar acuerdos con la burguesía de las naciones dominantes; en política exterior, pretende pactar con una de las potencias imperialistas rivales… (Lenin, La revolución socialista y el derecho de las naciones a disponer de ellas mismas, tesis 4)

El pueblo kurdo tiene el derecho fundamental a constituir su estado. Pero, contra el nacionalismo mistificador e impotente, contra la colaboración de clases con los capitalistas kurdos, los trabajadores y estudiantes kurdos del mundo entero deben unirse a sus hermanas y hermanos árabes, turcos, persas, judíos… para luchar contra sus explotadores y opresores comunes. Los obreros y empleados kurdos deben retirar todo apoyo a la burguesía kurda que los explota y engaña, a fortiori a las burguesías turca, árabe y persa que los oprimen. Deben construir con los otros trabajadores conscientes, en cada estado, un partido obrero revolucionario. Estos partidos se vincularán entre ellos y a los de África Septentrional, a los del resto de Asia, a los de los países imperialistas, por la Internacional comunista que es necesario reconstruir sobre la base del marxismo.

  • ¡Libertad de circulación y establecimiento para los refugiados kurdos, palestinos, sirios e iraquíes en toda la Unión Europea, en los Estados Unidos y en otros lugares! ¡Retirada de Turquía (y de Grecia) de la OTAN! ¡Supresión del bloqueo anti-kurdo de la frontera siria por el Ejército turco! ¡Fin de los bombardeos en Siria e Irak por el Ejército turco y los Ejércitos imperialistas occidentales!
  • ¡Solidaridad de las organizaciones obreras del mundo entero con el pueblo kurdo! ¡Liberación de todos los presos políticos kurdos en Oriente Medio y Europa!
  • ¡Derecho de los kurdos a hablar sus lenguas! ¡Derecho a la autodeterminación de los kurdos y a crear, si lo desean, a su propio estado!
  • ¡Por un Gobierno Obrero y Campesino en Siria, Irak, Turquía e Irán! ¡Por la Federación Socialista de Oriente Medio! ¡Por el socialismo mundial!

11 de agosto de 2015

Colectivo Revolución Permanente

Léxico

AKP: Adalet ve Kalkinma Partisi, Partido de la Justicia y el Desarrollo; partido burgués islamista (Turquía).
DHKP-C: Devrimci Halk Kurtulu Partisi-Cephesi, Partido-Frente Revolucionario de Liberación del Pueblo, organización stalino-maoíste guerrillera; prohibido (Turquía).
EI: Ad-dawla Al-islimiyya, Estado islámico; partido islamo-fascista que controla un califato no reconocido por los otros estados (Irak, Siria).
ESP: Ezilenlerin Sosyalist Partisi, Partido Socialista de los Oprimidos; organización stalino-maoísta legal, cercano al MLKP prohibido (Turquía).
HDP: Halklarin Demokratik Partisi, Partido Democrático del Pueblo, cercano al PKK prohibido, presente en la Gran Asamblea Nacional (Turquía).
HPG: Hêzên, Parastina Helada, Fuerzas de Defensa del Pueblo, ligado a Ejército del PKK (Turquía, Irak, Siria).
Komala: Komala-ye Shoreshgari-ye Zahmat Keshan-e Kordestan-e Irán, Comité de los Revolucionarios del Kurdistán Iraní; organización nacionalista kurda prohibida, de origen stalino-maoísta, que pide actualmente su afiliación a la Internacional Socialista (Irán).
PDK: Partîya Demokrata Kurdistán, Partido Democrático del Kurdistán; partido nacionalista kurdo en el poder en el Kurdistán autónomo no reconocido como estado (Irak).
PDKI: Partîya Demokrata Kurdistán – Irán, Partido Democrático del Kurdistán – Irán; partido nacionalista kurdo prohibido (Irán).
PJAK: Partiya Jiyana Azad Kurdistanê, Partido de la Vida Libre del Kurdistán; partido nacionalista kurdo prohibido, vinculado al PKK (Irán).
PKK: Partiya Karkerên Kurdistán, Partido de los Trabajadores del Kurdistán; partido nacionalista kurdo de origen stalino-maoíste, prohibido (Turquía).
PYD: Partiya Yekîtiya Demokrat, Partido de la Unión Democrática; partido nacionalista kurdo pro-PKK, controla Rojava (Siria).
UPK (o YNK): Yekîtîya Ni?timanîya Kurdistán, Unión Patriótica del Kurdistán; partido nacionalista kurdo (Irak).
YPG: Yekîneyên Parastina Helada, Unidades de Defensa del Pueblo, ligado al Ejército del PYD (Siria).