El derecho de Cataluña a separarse de España (y de Francia)

Publicada el .

Desde el pasado mes de junio, el presidente de la Generalidad de Cataluña Puigdemont, el gobierno de la provincia (coalición burguesa JxSí formada por CDC, ERC, etc.) y la mayoría del Parlamento de Cataluña (JxSí más los nacionalistas, pequeños burgueses de la CUP) preparan un referéndum. En las últimas elecciones regionales, el 27 de septiembre de 2016, las dos coaliciones nacionalistas catalanas obtuvieron la mayoría absoluta en el Parlamento (72 diputados de 135) pero se quedaron minoritarias en votos (47,8% de los votos emitidos). La pregunta realizada a los electores el 1 de octubre sería la siguiente: “¿Voleu que Catalunya sigui un estat independent en forma de república?” (“¿Quiere que Cataluña sea un Estado independiente en forma de república?”).

Los residentes de nacionalidad no española están excluidos de la votación por el gobierno nacionalista catalán.

El presidente del gobierno del Estado español Mariano Rajoy y el gobierno del PP (un partido burgués fundado por los herederos del franquismo) prohíben el derecho a consultar a la población. El Tribunal Constitucional, una institución burguesa cuyos miembros son nombrados por el monarca designado por Franco, ha prohibido la celebración del referéndum. De este modo, el Estado españolista ha movilizado su colosal aparato represivo para impedir el referéndum: arresto de 14 miembros del gobierno de JxSí, embargo del material electoral, redadas policiales (protegidas por los Mossos de la policía catalana) en la sede de la CUP…

El 11 de septiembre, un millón de personas se manifestó en contra de estas medidas reaccionarias reclamando obtener el derecho a decidir sobre su destino.

En beneficio de los trabajadores y las trabajadoras, ni Cataluña ni ningún otro territorio deben ser mantenidos por la fuerza en el Estado español. Resulta escandaloso que el PSOE, el principal partido procedente de la clase obrera, se coloque del lado de la monarquía franquista y del gobierno del PP.

¿De dónde proviene un Estado españolista que reprime a huelguistas, a inmigrantes, a combatientes nacionalistas vascos y, con mucho menos violencia, a los dirigentes oficiales catalanes? ¡Del franquismo! El Estado burgués fue salvado de la crisis revolucionaria, que duró de 1974 a 1978 por los partidos sociales patriotas (estalinistas del PCE, socialdemócratas del PSOE), la burocracia sindical (CCOO, UGT) y los partidos nacionalistas burgueses (PNV en el País Vasco, CiU en Cataluña…). A falta de un partido obrero revolucionario de tipo bolchevique, la colaboración entre las clases salvó el capitalismo, restableció la monarquía conforme a los deseos de Franco, y mantuvo las últimas colonias y las naciones oprimidas en el seno del Estado español.

Bajo la amenaza de la revolución proletaria que estalló en Portugal y llegó a España en 1974, la burguesía española, con el apoyo de la Unión Europea en la que entró a formar parte, concedió libertades democráticas y una gran autonomía a 17 regiones autónomas. El catalán (hablado también masivamente en Valencia y algo en Francia) se convirtió en el idioma oficial de Cataluña, la región más avanzada y rica del capitalismo español. La burguesía catalana se apresuró, al igual que la vasca, a crear su propia policía, los Mossos d’Esquadra (21 000 policías).

Pero eso no es suficiente para una fracción significativa de la burguesía y de su representación política que, como en el caso de Escocia, Flandes, Véneto y Lombardía, quiere emanciparse de la tutela del antiguo Estado nacional, probar suerte con la Unión Europea y neutralizar la lucha de clases de sus explotados por el veneno del chovinismo (la supuesta unidad de los explotadores y de los explotados de una “nación” contra las demás “naciones”).

Las organizaciones centristas (AC-SUCI, LI-UIT…) que oscilan entre Podemos-Podem y la CUP apoyan la separación fomentada por el nacionalismo burgués. Pero, a pesar de la autonomía, la explotación, la precariedad, el desempleo, la pobreza, el racismo, la sobreexplotación y la violencia contra las mujeres siguen azotando a Cataluña al igual que al resto de España y a Portugal. La independencia no cambiaría nada. Los más oprimidos hoy en día en España por sus rasgos étnicos, su dificultad para dominar el castellano o el catalán, o su religión, no son los catalanes, ni siquiera los vascos, sino los trabajadores inmigrantes. Por este motivo, la independencia no cambiaría nada.

Existen muchas fronteras en Europa y en el mundo. Un pequeño Estado no escaparía a la tutela de Madrid sino para hundirse en una relación de dependencia con París, Berlín, Washington…

El interés de la clase obrera lo constituye el marco económico y político más amplio y democrático posible. La acusación que la vanguardia comunista e internacionalista lanza a una “Unión Europea” desunida y burguesa es su incapacidad para suprimir fronteras arcaicas y la opresión innoble del pueblo griego decidida de común acuerdo por los gobiernos imperialistas alemán y francés. Para la unidad de nuestra clase, la vanguardia defiende el derecho de los que se sienten catalanes en España (y en Francia) a decidir acerca de su futuro. Todas las organizaciones obreras de España, partidos (PSOE, Podemos, IU…) y sindicatos (CCOO, UGT…), deben pronunciarse sobre esta cuestión y entablar juntos el combate contra Mariano Rajoy y Felipe de Borbón.

Pero la vanguardia aconseja a los explotados que no se separen de sus hermanos y hermanas del resto de España y que lleven a cabo la lucha contra todos los capitalistas junto con ellos. Recomienda unos Estados Unidos socialistas de Europa y la Federación socialista del Mediterráneo.

¡Liberación de todos los militantes catalanes y vascos encarcelados en Francia y España!

¡Respeto del referéndum catalán por el Estado español! ¡Derecho para el pueblo catalán y para el pueblo vasco a separarse del Estado español y del Estado francés!

¡Idénticos derechos para los trabajadores inmigrantes! ¡Restitución a Marruecos de los enclaves del Estado español!

¡Disolución del ejército profesional y de todas las policías burguesas, Mossos incluidos! ¡Armas para el pueblo!

¡República! ¡Gobierno de los trabajadores y trabajadoras! ¡Federación socialista ibérica! ¡Estados Unidos socialistas de Europa!

23 de septiembre de 2017

Colectivo Revolución Permanente

Fração Trotskista – Vanguarda Proletária / Brasil

Tendência Marxista-Leninista / Brasil

Patronsuz Dünya / Turquía