Libre entrada a Europa para los refugiados de África del Este y Asia Occidental !

Publicada el .

En Europa, los gobiernos y los medios de comunicación conmemoran, en nombre de la democracia, el fin de la 2da. Guerra Mundial. Además de los jóvenes trabajadores uniformados muertos por millones, la población civil pagó el precio: bombardeos, desplazamientos y migraciones forzadas, violaciones, detención en campos de concentración, exterminio étnico…

La crueldad no desapareció con la victoria del Ejército Rojo sobre el régimen nazi. En abril de 2015 ya había 38 millones de desplazados en su propio país. Hay más de 14 millones de refugiados que dejaron su país por razones de guerra o persecución. En 20 años, 30.000 personas murieron en el mar Mediterráneo intentando llegar a las costas europeas. El 23 de abril, 800 personas murieron en un único naufragio. 600.000 personas están encarceladas sin haber cometido el menor delito, en “campos de retención para emigrantes”. Los gobiernos burgueses “democráticos” europeos de Merkel, Holland, Cameron, Renzi, Rajoy… aplican el programa de Pegida, del FN, el BNP, el UKIP, el FPO, el PS (Verdaderos Finlandeses), el Jobbik, el XA (Amanecer Dorado), el PVV, el SD… : el apartheid y el genocidio de árabes y africanos negros.

La responsabilidad no es solo de los crápulas capitalistas que administran el tráfico clandestino. Es sobre todo de las burguesías europeas respetables que cierran las fronteras de su Estado. Cada una establece sus normas: por ejemplo, el Estado francés se comprometió a acoger a 500 refugiados sirios, mientras que Jordania acoge a 620.000, el Líbano a 1.150.000, Turquía a 1.700.000. Cuando las burguesías democráticas europeas colaboran entre ellas, no lo hacen para socorrer a los refugiados, sino para rechazarlos a través del dispositivo Frontex. Las otras grandes potencias (Estados Unidos, China, Japón, Rusia…) limitan también el acceso de su territorio a los pobres. Así, 10.000 emigrantes de América Latina murieron en 20 años intentando cruzar la frontera entre México y los Estados Unidos. 6.000 emigrantes de Birmania y Bangladesh deambulan actualmente en el Golfo de Bengala. Contrariamente, sin hablar de los capitales, los más ricos circulan libremente a través de todo el planeta en yate y jet privado.

El sistema imperialista mundial, es decir, los grupos capitalistas mundiales y los Estados que sirven a los intereses de los capitalistas de su país (Estados Unidos, China, Alemania, Japón, Francia, Gran Bretaña, Rusia…), mantienen a la gran mayoría del mundo en la miseria. Los estados imperialistas no solo prueban sus medios de destrucción sobre las poblaciones de África y Asia, sino que los venden a todos los estados burgueses, hasta a los más despóticos e islamistas, como lo ilustra el viaje de Holland a Riad el 4 y 5 de mayo.

A veces, grandes las potencias y su ONU imponen el bloqueo (ayer a Irak, hoy a Irán) en detrimento de las poblaciones. Los estados imperialistas intervienen militarmente en los países dominados (Irak, Libia, Siria, Ucrania, Malí…). Las potencias regionales (Arabia Saudí, Irán, Israel…), que están vinculadas a algunos de ellos, participan en guerras en otros países (Siria, Irak, Yemen…), o incluso colonizan (Palestina). Por último, las bandas islamo-fascistas fomentadas por los Estados Unidos, Israel, Turquía y las monarquías del Golfo, violentan al movimiento obrero, a las mujeres, a las minorías religiosas y nacionales…

Desde su aparición, la raza humana siempre se ha desplazado. Todos nuestros ancestros vienen del África del Este. El país más avanzado del mundo por su economía, ciencia y técnica, los Estados Unidos, es resultante de múltiples migraciones, recientes a escala histórica. Pero el capitalismo decadente es incapaz de superar el obstáculo al progreso que constituyen las fronteras nacionales, singularmente en Europa, y la mayor parte de cada burguesía nacional elige hoy dividir a los trabajadores por su nacionalidad. Todos los partidos burgueses del mundo mantienen el nacionalismo retrógrado y cultivan la xenofobia. El liberalismo solo se aplica contra los servicios públicos y contra los trabajadores; por el contrario, la mayoría de la humanidad no tiene el derecho a cruzar las fronteras de los países dominantes y a gozar de igualdad jurídica.
Solo la clase obrera es progresista hoy. Sólo ella puede romper con el capitalismo en declive, para el que hay demasiados seres humanos en relación a las perspectivas de ganancia ; solo ella puede garantizar el desarrollo de los países dominados, cubrir todas las necesidades básicas mediante la colectivización de los medios de producción y la planificación por los productores, y proteger el medio ambiente de la especie humana.

La clase obrera inmigrante es parte de la clase obrera nativa, su lucha es la misma, aunque la tarea de unir a la clase obrera y de levantar la bandera de la solidaridad internacional se ha vuelto más difícil por la capitulación de las organizaciones actuales de los trabajadores (sindicatos y partidos) ante su propia burguesía. Syriza realizó un paso adelante transformando los campos de retención griegos en centros de recepción. No obstente, el PCF, el PdG, DL, el PTB, LO, el SPEW, IU, el CPB… se niegan a pronunciarse a favor de la apertura de las fronteras. Peor todavía, el PS francés, el PS belga, el SPD, el LP, el SPO, el PSOE… están prestos a aumentar la restricción a la circulación de los seres humanos. Es necesario, para llevar a cabo la expropiación de la minoría capitalista que conduce nuevamente al mundo a la barbarie, construir la Internacional obrera y un partido revolucionario en cada país.

Pues bien, el deber de las organizaciones obreras, en particular de los sindicatos de asalariados y de estudiantes, es pronunciarse a favor de:

  • ¡Ningún bombardeo de los puertos libios! ¡Alto a los bombardeos imperialistas de Siria e Irak!
  • ¡Libertad para los trabajadores y los estudiantes de todas partes, para viajar, trabajar y estudiar en todos los países! ¡Derogación de todas las leyes xenófobas contra los emigrantes! ¡Mismos derechos para todas las trabajadoras y trabajadores!
  • ¡Disolución de Frontex! ¡Cierre de los campos de retención! ¡Liberación de todos los presos sin delito!

Colectivo Revolución Permanente
(GMI / Francia, GKK / Austria, RP / Perú)