¡Gobierno Syriza – KKE!
¡Fuera los ministros burgueses!

Publicada el .

El 25 de enero los trabajadores griegos votaron en masa por Syriza (Coalición de la Izquierda Radical: un 36,3% con los votos), que había prometido anular la deuda de los gobiernos de ND y PASOK. Otros votaron, por desconfianza hacia Syriza, por el otro partido resultante del estalinismo, el KKE (Partido Comunista de Grecia: 5,5 %).

Los trabajadores no pueden sufrir más las consecuencias de la depresión que afecta al capitalismo griego desde la crisis mundial de 2007-2009 y de la política reaccionaria de los gobiernos burgueses y la Troika (UE-FMI-BCE): un 27,6% de desempleados, descenso de un 38% en los salarios, descenso de un 44% en las pensiones…

Por el contrario, el gran capital (entre ellos los armadores pesqueros) y la Iglesia cristiana ortodoxa (el más grande propietario de bienes inmuebles) continuaron escapando a los impuestos. Como en todas partes, la « austeridad » afectó a la Salud pública y a la Enseñanza pública, pero se le ahorró a la Policía y al Ejército.

Die Linke, el NPA, el PCF y el PdG siembran ilusiones sobre Syriza. Los trabajadores de Alemania y Francia no deben contentarse con frases huecas sobre un partido que tiene también el apoyo del FN. La responsabilidad de las organizaciones obreras alemanas y francesas es combatir por la anulación de los créditos de los bancos de su país y su Estado hacia Grecia.

En realidad, los préstamos de la Unión Europea sirvieron para salvar a los bancos griegos, alemanes y franceses que habían prestado al Estado griego y permitieron que el Ejército griego le sigua comprando a los grupos capitalistas alemanes y franceses (26 mil millones de euros el año pasado solo para la industria francesa de armamento).

32 “jornadas de acción” para salvar a los gobiernos burgueses

El descontento de la clase obrera fue contenido por las direcciones sindicales que disiparon la combatividad con 32 “jornadas de acción” en vez de llamar a la huelga general que habría podido contrarestar los ataques y demoler a los gobiernos burgueses de ND, PASOK o ND-PASOK.

Syriza, el KKE y Antarsya apoyaron estas distracciones, así como llamaron a respetar el Parlamento, a esperar las elecciones y reconocieron la legitimidad de los Gobiernos de ND, PASOK o ND-PASOK. Bien se guardaron de fomentar la formación de órganos soviéticos. Al contrario, el KKE dividió ferozmente a las filas trabajadoras y a los estudiantes: escisión de los sindicatos, manifestaciones separadas, campañas orientadas contra las demás organizaciones obreras a su derecha (Syriza) y a su izquierda.

Tras las legislativas, lejos de comprometerse en la formación de un Gobierno Obrero sobre un programa conforme a los intereses de los trabajadores, los dos partidos se volvieron la espalda. El KKE exige previamente la salida de la Unión Europea, haciendo creer que al capitalismo griego le iría mejor con el dracma y cerrando las fronteras.

Syriza formó un frente popular con un partido burgués

La primera visita del líder de Syriza fue para el jefe de la Iglesia Ortodoxa. Syriza eligió aliarse con AN.EL (Griegos Independientes: un 4,8% de los votos), un partido burgués nacionalista, escisión de derecha de ND, vinculado a la Iglesia y al Ejército, xenófobo y antisemita. El pretexto del Syriza es la necesidad de formar una unión nacional entre los partidos que quieren arrancar el país a las garras de los extranjeros. La base del Gobierno es pues el Estado burgués, el nacionalismo y el capitalismo. Contra la revolución, el socialismo y el internacionalismo.

Sin ruptura con la burguesía, la suerte de los trabajadores no podrá mejorarse y los fascistas (XA, Amanecer Dorado: un 7% de los votos, LAOS: 3 %) pueden fortalecerse. Una de las primeras medidas del gobierno del Partido Bolchevique y el Partido Socialista Revolucionario de Izquierda fue la anulación de la deuda de la burguesía rusa (febrero de 1918). El primer anuncio del gobierno de Syriza y AN.EL fue reconocer la deuda de su burguesía hacia la burguesía alemana y la burguesía francesa, pidiendo solamente su mayor orden. ¿Los trabajadores deben seguir pagando a los bancos y al Ejército, en lugar de los armadores y obispos?

Del mismo modo, el gobierno de frente popular declaró que no retrocederá en las privatizaciones previas. Nada tampoco de dejar la OTAN y de cerrar la base militar norteamericana en Creta.

Por la ruptura con la burguesía

Todos los trabajadores, tanto los que se han abstenido o hayan votado a Syriza, KKE, Antarsya, OKDE-EP o EEK, que tengan la nacionalidad griega o que sean inmigrantes, deben organizarse en Comités de empresa, barrio, cuartel, de pueblo,

  • para exigir la ruptura de Syriza con la burguesía,
  • para anular completamente la deuda y las privatizaciones,
  • para desarmar a los nazis, a la “policía antidisturbios” (MATE) y al Estado Mayor,
  • para arrancar la escala móvil de salarios y horas de trabajo,
  • para separar la Iglesia del Estado,
  • para reconocer los mismos derechos a los trabajadores extranjeros…

Con sus Comités y su centralización, el proletariado podrá establecer su Gobierno, armar al pueblo, expropiar a los capitalistas y abrir la perspectiva de los Estados Unidos Socialistas de Europa y la Federación Socialista del Mediterráneo. Para ello es necesario construir un partido comunista internacionalista, sección de una nueva Internacional obrera revolucionaria.

3 de Febrero 2015

Colectivo Revolución Permanente
(Francia, Austria Perú)