Grecia ante la alternativa socialismo o barbarie

Publicada el .

¡Gobierno obrero y campesino!
¡Anulación de la deuda de la burguesía!
¡Estados Unidos Socialistas de Europa!

El 12 de febrero, la policía antidisturbios atacó en Atenas a centenares de miles de manifestantes que intentaban impedir que el Parlamento burgués adopte un nuevo plan de austeridad. A esto le siguió una noche de motín. La suerte del proletariado griego prefigura lo que le espera a los demás trabajadores de Europa. Si la clase obrera de Grecia toma el poder para poner fin a su interminable sufrimiento, tomando la cabeza de todos los explotados y oprimidos del país, puede iniciar la revolución socialista mundial, abrir la vía de la reconstrucción racional y planificada de la economía de los Balcanes, de Europa y de la cuenca mediterránea.

Una espiral interminable de regresión y reacción

La crisis capitalista mundial afectó de manera desigual a las economías nacionales. Los países sufrieron tanto más, como Grecia, cuanto que su acumulación de capital era reducida (poca extracción real de la plusvalía social) y que recurrieron a las astucias keynesianas (el estímulo de la economía a través de la deuda). La “gran recesión” también reveló la inconsistencia de las pretensiones de las burguesías de unificar pacífica y democráticamente la Europa dividida en 53 Estados.

Grecia, cuya burguesía había creído poder afirmarse a escala regional basándose en la Unión Europea, se reveló su eslabón más débil. Aquella amenaza con implicar al euro y a toda la Unión Europea (UE) en su derrumbe. Desde hace dos años reduce al Estado griego a suplicar al Fondo Monetario Internacional (FMI) y a la UE (cuyos Estados miembros están ellos mismos en déficit) ayudarle a pagar a sus acreedores. Entre estos vampiros figuran en buen lugar los grupos capitalistas de banca y seguro de Francia y Alemania. Se coloca al Estado griego bajo la vigilancia humillante de la « Troika »: el FMI, la Comisión Europea y el Banco Central Europeo (en realidad los imperialismos alemán, francés y norteamericano).

Los planes de austeridad y privatización se suceden: en mayo de 2010, en diciembre de 2010, en junio de 2011, en octubre de 2011, en diciembre de 2011, en febrero de 2012. Los primeros son obra del Gobierno Papandreou del Movimiento Socialista Panhelénico (PASOK). En noviembre de 2011, la UE impone un Gobierno Papademos de coalición entre el PASOK, Nueva democracia (ND) y Alarma Popular Ortodoxa (LAOS). Papademos era el gobernador del Banco de Grecia en el momento en que las cuentas se falsificaron con la ayuda del banco norteamericano Goldman Sachs, cuyo director para Europa era entonces Draghi, el actual Presidente del BCE. LAOS, partido fascistizante, deja el Gobierno el 10 de febrero debido a la ligera reducción del presupuesto del Ejército.

La economía se inserta en la depresión: el PIB bajó 1,9% en 2009, 4,5% en 2010, alrededor de un 6% en 2011. Debería bajar aún un 3% en 2012. Según los escenarios más optimistas, el PIB griego habrá disminuido un 16% en cuatro años, o sea un sexto de la riqueza del país.

La quiebra de la clase capitalista es pagada por el empobrecimiento de la clase obrera.

Sacrificios de los que los capitalistas, el Estado Mayor y el clero, están exentos

El desempleo afecta más de un millón de trabajadores, lo que representa oficialmente 20,9% de la población activa, una cifra nunca vista. Los precios aumentaron un 2,9% en 2011, mientras que los salarios, las asignaciones de desempleo y las pensiones de jubilación, bajaron. En efecto, el salario mínimo acaba de disminuir un 22% (e incluso en 32% para los menores de 25 años), las compensaciones de los funcionarios bajaron en más de 30% en dos años, la mayoría de las pensiones bajó un 20% en dos años (y además el período de cotización se elevó a 40 años y la edad de la jubilación a 65 años), los salarios están congelados hasta 2015.

Los presupuestos de austeridad suprimieron 82.000 empleos públicos en 2010 y 50.000 en 2011. El último plan prevé 15.000 puestos menos en 2012. Los recortes presupuestarios apenas tocan el corazón del Estado burgués, es decir el Ejército y la Policía, de los que los gastos aumentan. Según el último plan, el Estado va a recortar el presupuesto de salud en mil millones de euros, mientras que el presupuesto de la “defensa” alcanza oficialmente 4 mil millones. Grecia posee más tanques que Francia y un 2,8% de la población activa son militares, la proporción más elevada de la OTAN.

Las privatizaciones conciernen a la banca, el correo, la infraestructura, la energía, el agua y el juego. Vista la coyuntura económica, la venta de las empresas públicas se hace a precio barato. El imperialismo chino,
que se convirtió en el tercer proveedor de Grecia por delante su rival francés, aprovecha para hacer sus compras: el grupo COSCO se apoderó del puerto del Pireo. El Estado chino anima vivamente al pueblo griego a aceptar los sacrificios que reclaman el FMI y la UE.

El IVA aumentó en 20%, en cambio las cotizaciones sociales patronales disminuirán. El índice del impuesto a la renta de las personas físicas subió, pero el fraude del 10% de los hogares más ricos hace perder un 25% de los ingresos fiscales esperados. Grecia tiene la primera flota del mundo (cuya actividad garantiza un 6,7% del PIB, más que el turismo), pero los grupos capitalistas de la marina mercante escapan al impuesto de sociedades (artículo 107 de la Constitución) y los armadores defraudan en masa las cotizaciones patronales. El segundo propietario de bienes inmuebles después del Estado, la Iglesia Ortodoxa, está eximido de la contribución territorial y sólo paga unos pocos impuestos sobre sus rentas, mientras que tiene playas, restaurantes, hoteles y aparcamientos. Además el Estado hace pagos al clero.

La crisis griega es tan intensa que plantea el problema de la elección entre fascismo y revolución. Pero las
direcciones del movimiento obrero bloquean hasta ahora esta última salida.

Las burocracias sindicales disipan la cólera de las masas en jornadas de acción

El Movimiento Socialista Panhelénico (PASOK) no es resultante de la clase obrera, pero fue fundado por una vieja dinastía política burguesa, los Papandreou, en 1974, con el lema ¡Grecia para los griegos!. El PASOK es una expresión “progresista” del nacionalismo burgués en un país dominado (como la de Moubarak y el RCD de Ben Ali, miembros también de la Internacional “Socialista”). Este partido burgués nacionalista controla las principales organizaciones sindicales, la Confederación General de Trabajadores Griegos (GSEE) y la administración suprema de los sindicatos de funcionarios griegos (ADEDY). Las burocracias confederales se guardan de llamar a la huelga general hasta la retirada de las medidas de austeridad y se niegan a expulsar al Gobierno donde se sienta, solo o con los fascistas, el PASOK. Para desviar el descontento, llaman a “días de acción” de 24 horas (o de 48 horas) cuyo objetivo pregonado es ejercer presión sobre el Gobierno: 10 de febrero de 2010, 24 de febrero de 2010, 5 de marzo de 2010, 11 de marzo de 2010, 22 de abril de 2010, 5 de mayo de 2010, 12 de mayo de 2010, 20 de mayo de 2010, 8 de julio de 2010, 11 de mayo de 2011, 15 de junio de 2011, 19 y de 20 de octubre de 2011, 17 de enero de 2012, 12 de febrero de 2012…

Dos partidos obreros burgueses apoyan la mascarada de las jornadas de acción: la Coalición de izquierda, los movimientos sociales y la ecología (Synaspismos) y el Partido Comunista de Grecia (KKE), flanqueados de varias organizaciones centristas semireformistas resultantes de la descomposición de la 4ta. Internacional.

Los dos partidos socialpatriotas protegen al gobierno burgués

Synaspismos y el KKE tienen el mismo origen, el Partido “Comunista” Griego (PCG) que salvó a la burguesía griega en 1944, por orden de Stalin. Éste temía sobre todo que la Segunda Guerra interimperialista desembocara en la revolución socialista en Europa y en el mundo, que habría conseguido derribar a la burocracia privilegiada del poder en la URSS. En noviembre de 1973, cuando los estudiantes se enfrentaron la dictadura militar, el PCG les fue tan hostil como el PCF hacia los estudiantes que desafiaron a Gaulle en mayo de 1968. El PCG participó en el gobierno burgués dirigido por ND en 1989. Siempre ha compartido el nacionalismo de su burguesía, en particular contra Turquía y Macedonia.

En la actualidad, sus dos herederos defienden la soberanía griega, remiten el socialismo a un futuro alejado, y ninguno descarta la posibilidad de gobernar con partidos burgueses.
« Llegó el tiempo para un frente popular y social. » (KKE, Propuestas para salir de la crisis, 14 de mayo de 2010)

Synaspismos constituyó la Coalición de Izquierda Radical (Syriza) con organizaciones de tamaño más reducido (escisiones del PASOK, escisión del KKE, maoístas, pseudotrotskistas). En Europa, Syriza está vinculado a RC y al PCF, dos partidos que han participado en gobiernos de austeridad o privatización, en Italia y Francia.

Synaspismos no cuestiona el capitalismo, sino el “neoliberalismo”. Esta es la razón por la que acogió con entusiasmo en junio de 2011 el movimiento de los Indignados, que prohibía la expresión de los partidos obreros pero enarbolaba la bandera griega (estampada con la cruz ortodoxa). Para restaurar la “dignidad nacional”, Syriza se limitaría a cambiar la composición del Parlamento por elecciones y crearía otro Gobierno de coalición.

Llamamos al pueblo griego, a todos los ciudadanos, cualquiera que sea su preferencia política partidaria previa, a no perder el moral, a no curvar la cabeza… Las elecciones deben organizarse inmediatamente, íntegramente proporcionales. Es la solución para la vuelta a la normalidad y la única perspectiva de restauración de la cohesión social. Al igual que el pueblo causó la caída del Gobierno Papandreou, pronto o tarde, llegará a hacer surgir una nueva coalición gubernamental que terminará con los acuerdos sobre la deuda contrarios a la Constitución y restaurará la soberanía popular, la justicia social y la dignidad nacional. (Syriza, Declaración pública, 7 de noviembre de 2011)

Synaspismos y Syriza se niegan a desconocer la deuda de la burguesía griega. Ellos oponen, con el apoyo de la « 4ta. Internacional » pablista, la distracción de una “campaña para una auditoría de la deuda pública” (Inprecor, mayo de 2011).

El KKE conserva una influencia decisiva en la clase obrera y la juventud estudiantil. El partido neoestalinista divide las filas obreras y escisiona los sindicatos con el Frente Militante de todos los Trabajadores (PAME). El PAME llama sistemáticamente a manifestaciones separadas de las del ADEDY y el GSEE. El KKE pretende absurdamente que la elección de la autarquía traerá la prosperidad.

Mantenemos, con hechos y pruebas, que Grecia, a pesar de los daños serios y devastadores que afectaron a algunos sectores y que se deben a la soberanía del capital y a la competencia entre monopolios, conoce las condiciones previas para constituir y desarrollar una economía popular autónoma. (KKE, Propuestas para salir de la crisis, 14 de mayo de 2010)

Denunciando al mismo tiempo “el sistema capitalista”, el KKE se niega con obstinación a asumir el poder, mientras que la situación es intolerable para la clase obrera y las clases pequeño-burguesas. La gente tiene algo que ganar si un gobierno débil sale de las elecciones… Derribar al sistema no se hará en una noche, ni en una única ofensiva… No podemos excluir la posibilidad de una ruptura radical en los próximos años… (Aleka Papariga, Secretario General del el KKE, ANT1, 6 de enero de 2012)

Para el partido neoestalinista, no es urgente. Conviene esperar algunos años, canalizando el descontento hacia huelgas limitadas y manifestaciones en las “jornadas de acción”. Mientras espera, el servicio de orden del KKE protege al Parlamento contra los manifestantes. La burguesía debe permanecer en el poder, pero no tiene importancia: “nuestra posición, es que las luchas impedirán lo peor” (KKE, 13 de febrero de 2012).

Nada de preparar la caída del gobierno burgués por las masas y de sustituirlo por un gobierno obrero. El KKE se descarga de toda responsabilidad: “si el pueblo no toma la decisión, no habrá cambio” (Papariga, 6 de enero de 2012).

Ante la impotencia en la cual la política de las direcciones sindicales y partidos obreros burgueses mantienen a las masas, el anarquismo se desarrolla sin ser capaz de trazar una salida positiva a la crisis económica y política.

Por el poder de los trabajadores: ¡Gobierno KKE-Synaspismos, formación de soviets!

La clase obrera debe tener su propio partido para poder emanciparse, un partido como el Partido Bolchevique que permitió la toma del poder por los soviets en octubre de 1917. La vanguardia debe reunirse sobre la base de las demandas que desembocan en la revolución socialista, en la dictadura del proletariado.

  • ¡En las empresas, las universidades, los barrios, los burgos, Comités de trabajadores asalariados,
    estudiantes y campesinos, federados y centralizados! ¡Autodefensa de las huelgas y las manifestaciones contra la policía y los fascistas! ¡Desmantelamiento del Ejército, la Policía antidisturbios, los Servicios Secretos!
  • ¡Dirigentes del GSEE y el ADEDY, rompan con el Gobierno ND-PASOK, cesen toda negociación de los planes de austeridad, exijan la retirada de todos los planes de austeridad!
  • ¡Frente único del GSEE, el ADEDY, el PAME, el KKE y el Synaspismos por la anulación de la deuda de la burguesía, de todas sus medidas reaccionarias, por la disminución del tiempo de trabajo, la indexación de los salarios y pensiones a los precios, la expropiación de los armadores y de todos los grupos capitalistas, por la separación completa de la Iglesia Ortodoxa y el Estado, por un plan de emergencia elaborado por los Comités y aplicado bajo su control!
  • ¡KKE y Synaspismos, luchen por el poder y formen a un Gobierno sin representantes de la burguesía, bajo control de los Comités!
  • ¡Cierre de las bases militares norteamericanas ! ¡Retirada de la OTAN! ¡Los mismos derechos para los trabajadores immigrantes! ¡Derecho a la autodeterminación de las minorías nacionales (turcos, pomaks, gitanos, eslavos)! ¡Retirada del Ejército griego de Chipre! ¡Unidad con la clase obrera de Turquía! ¡Federación Socialista de los Balcanes! ¡Estados Unidos Socialistas de Europa!

23 febrero 2012
Colectivo Revolución Permanente